SINCRONIZADOS EN LA SALUD Y EN LA ENFERMEDAD

Las personas que llevan mucho tiempo juntas se sincronizan en la salud y en la enfermedad, lo que lleva a pensar que el envejecimiento es un proceso al que las parejas se exponen de forma conjunta.

Pensamos en el envejecimiento como algo que hacemos solos, los cambios aparecen poco a poco dependiendo de los rasgos de cada persona y de sus experiencias. Pero existen líneas de investigación que indican que mientras envejecemos teniendo una relación, cambiamos biológicamente para terminar pareciéndonos a nuestras parejas más de lo que nos parecíamos al principio. Esta idea cobra sentido si pensamos que en las parejas se comparten contextMemoActiva-atención-domiciliaria-Ferrolterra-A-Coruñaos, se evalúan los ambientes y se toman decisiones de forma conjunta. Y a través de este proceso, nos conectamos físicamente y no solo emocionalmente.

Aunque en nuestro sistema de salud se intenta tratar a las personas de forma individual, guiados por la necesidad de asegurar la confidencialidad del paciente, es posible que conociendo en qué estado se encuentra una de las partes de la pareja se podrían obtener pistas sobre la salud de la otra. Por ejemplo, señales de debilitamiento muscular o problemas de riñones en una, puede indicar problemas similares en la otra.

Comparando parejas casadas que habían estado juntas durante menos de 20 años y otras que habían compartido sus vidas durante más de 50, se encontraron sorprendentes similitudes entre los miembros de parejas que habían estado juntas durante décadas, especialmente en lo referido a la función renal, niveles totales de colesterol y la fuerza de agarre, lo que son factores predictores de mortalidad.

Las parejas que llevaban mucho tiempo juntas experimentaban iguales niveles de dificultad en las tareas diarias, como ir a la compra, preparar una comida caliente o tomar la medicación. Los resultados fueron los mismos en relación a los síntomas depresivos encontrando que las parejas también cambiaban para bien o para mal de forma sincronizada respecto a esta variable. Igualmente se encontraron que los efectos pasaban de lo mental a lo físico de manera que el aumento de los síntomas depresivos en uno de los miembros de la pareja llevaba a más limitaciones en el desarrollo de las tareas diarias al otro miembro.

También se ha investigado el poder del optimismo en parejas de personas mayores.  Se ha encontrado que en un período de cuatro años, cuando el optimismo de uno de los miembros de la pareja el otro miembro experimenta menos enfermedades como diabetes o artritis, cuando se les compara con aquellas parejas en las que los niveles de optimismo permanecieron iguales.

Las razones de estas curiosidades están aun por definir, sin embargo las implicaciones para el cuidado de la salud son claras. Las personas que tienen una relación no experimentan sus problemas crónicos de salud de forma aislada ya que cuando un miembro de la pareja tiene un problema, la otra parte de la pareja puede ser un elemento importante de la causa o de la solución.

Con un claro carácter preventivo, MemoActiva forma a las personas mayores para que incorporen hábitos saludables a sus vidas, entrenando además su cognición y psicomotricidad con la intención de que se mantengan independientes el mayor tiempo posible y con una buena calidad de vida.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *