DESARROLLANDO MI PROPIO CEREBRO

Siempre muestro un gran empeño en predicar con mis pacientes la importancia de entrenar nuestros cerebros. El objetivo es seguir creando nuevas conexiones nerviosas que ayuden a compensar futuras pérdidas cognitivas, en el caso de que lleguen a aparecer.  Se trata de realizar actividades fuera de nuestra zona de confort, de decantarnos por llevar a cabo aquellas actividades en las que nos tenemos que esforzar porque se salen de nuestras rutinas, lo que nos va a ayuda a ser más flexibles y a adaptarnos mejor al a nuestro entorno.

Pues bien, como creo que es justo empezar por uno mismo, me he propuesto una nueva actividad dentro de mi programa personal de “ampliación de reserva cognitiva”, centrándome esta vez en el concepto de “lateralidad cerebral”. La lateralidad se puede definir como la preferencia que mostramos todos los humanos a utilizar una parte del cuerpo sobre la otra a la hora de realizar diferentes actividades.

Hace un mes empecé mi propio experimento para desarrollar la bilateralidad cerebral.  En este caso el entrenamiento consiste en escribir cada día una carilla de medio folio con la mano izquierda (yo soy diestra). Ha habido días que por disponer de más tiempo he escrito más de una carilla. En estos 31 días he conseguido una letra perfectamente legible, escrita con pulso firme y a relativa velocidad. Al mismo tiempo, he simultaneado el cepillado de dientes también con la mano izquierda y aunque me ha resultado más complicado que la escritura, debo decir que ya lo hago con bastante naturalidad. Los músculos y articulaciones de mi mano se adaptaron sorprendentemente rápido y al quinto día ya no tuve agujetas ni molestias de ningún tipo. Además, me he sorprendido a mí misma cogiendo los cubiertos a la hora de comer con la mano izquierda de forma inconsciente, así como abriendo la puerta con las llaves en la mano izquierda sin demasiada complicación, lo que he interpretado como una clara señal de que hay algo en mi cabeza que efectivamente se está desarrollando. Como podéis ver, no son ejercicios complicados, solo necesitamos una mínima disciplina y hasta se convierten en un reto divertido. Me resulta especialmente llamativo la rapidez con la que estoy adquiriendo estas habilidades con la mano izquierda y me hace reflexionar sobre lo infrautilizados que tenemos nuestros cerebros, ¡con todo lo que aun podemos aprender! Por cierto, sigo entrenando.

Memoactiva es un servicio de atención a domicilio en la zona de Ferrolterra para la estimulación cognitiva y psicomotriz de aquellas personas interesadas en mantener sus mentes activas, bien como trabajo preventivo o como intervención en caso de patología neurodegenerativa.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *